FAMILIA, UNA DEFINICIÓN DE AMOR.

Tal vez sea una pregunta que nos hacemos en muchas etapas de nuestras vidas, pues, en la mayor parte de los casos aprendemos que una familia se encuentra conformada por personas que comparten un lazo de sangre. Sin embargo, hay fuerzas increíbles como la esperanza, la lealtad, unidad y amor, que rompen cualquier paradigma, para terminar, demostrándonos que una familia es la materialización de miles de emociones, cariño, calidez, y más que nada, es el hogar que va con nosotros a donde quiera vayamos.

Manuela y Luisa, son un ejemplo de que las familias felices y de ensueño, existen, de que el amor y la ilusión no conocen ninguna barrera, y que la esperanza es el motor principal para alcanzar la felicidad y plenitud. Ambas iniciaron su historia como amigas, quienes por el azar del destino iniciarían su camino con el único fin de asistir a un concierto, el cual terminó por no realizarse, pero se convertiría en el evento que cambiaría sus vidas.

Después de ese momento las charlas y encuentros se hicieron cada vez más frecuentes, creando un vínculo que, con paciencia, fortaleza y dedicación, terminaría convirtiéndose en nueve años de convivencia y cinco de un bello y próspero matrimonio. Aunque han existido muchos obstáculos, su amor ha sido capaz de pasar por encima de cada uno de ellos, demostrando ser más fuerte que los prejuicios, las dificultades y el estigma.

Sin embargo, aún cuando la meta de casarse no sería tan compleja, la ilusión de ser una familia con su propio hijo tendría algunas complicaciones, que de una u otra manera afrontarían con la esperanza de ser MADRES.

Persiguiendo sus sueños y tras muchas averiguaciones, lograron realizar con éxito un proceso de inseminación, el cual ha marcado un antes y un después en sus vidas, siendo el momento en el que el médico en un acto de simbolismo y amor, permitió que Luisa embarazara a Manuela, dando origen meses después a un hermoso niño, el cual ha crecido en un hogar lleno de cariño y calidez.

Matias, un niño producto del amor, la esperanza y dedicación de sus madres, es un niño lleno de energía, valores y vida, un reto que tanto Luisa como Manuela han afrontado, buscando siempre dedicar el mayor tiempo posible y viviendo su maternidad como la experiencia más hermosa de sus vidas. Un claro ejemplo de la importancia de apreciar la esencia de la vida, siendo esta, el amor, el sentimiento más puro y poderoso que existe.

Pero entonces ¿Una familia es acaso un padre, una madre e hijos?

Si, lo es, eso esa UNA FAMILIA, así como lo es dos madres y un bello hijo, o como bajo otras circunstancias, una madre o padre soltero pueden conformar una hermosa familia. Lo cierto es que nunca importarán sus integrantes, sean padres, madres, abuelos, tíos u otras personas que hayan decidido, con fe y cariño, crear un hogar.

Es un hogar que llevas a donde quiera vayas, pues son los sentimientos que se gestan en la calidez de ese hermoso lugar, los que crean una FAMILIA, pues esta es sin lugar a dudas, la materialización del amor, del empeño, la dedicación y esfuerzo que una o muchas personas ponen a diario, con la finalidad de hacer felices a aquellos a los que aman.

RECUERDA, FAMILIA ES UNIDAD, HOGAR, AMOR.

Has ingresado tu email con éxito
This email has been registered